Cometas y otros animales voladores

 

¡Tan! ¡Tan! ¡Tan! Salta la piedra-grillo, haciendo un tresillo, sobre las tejas de lata: me despierta. Mis amigos deben de estar reunidos ya afuera de mi casa. Me paro con el pie izquierdo y voy al lavadero a quitarme la noche y las babas de la cara; me pongo mis tenis blancos recién lavados y salgo a la calle.

El día tiene una luz acre y rojiza, la mañana está vestida de pantaloneta. Nos saludamos como siempre: chocando las manos, bailando un poco —desperezándonos— y fumando cigarrillos imaginarios que tiramos al suelo y pisamos como matándole un piojo al mundo.

¿Cómo lo trato la noche? ¿Sí lo dejaron dormir los mosquitos? ¿Sí supo que anoche le dieron piso a Scary?…

Tenemos planeado para hoy ir a La Loma, arriba de mi casa, a atrapar algunos animales y jugar con ellos, porque por acá no hay mucho que hacer. Subimos caminando, lento, nos miramos, bromeamos con la muerte de Scary. Él es un muerto, a pesar de tantos en Colombia, singular: lo habían intentado matar cinco veces, se salvó tres y las otras dos supuestamente lo habían matado: fuimos todos al entierro las dos veces y después lo volvimos a ver en la calle como si nada, con la cara desfigurada pero como si nada, en silla de ruedas pero como si nada, convertido en cristiano pero como si nada…

El cielo está hermoso: azul profundo, nubes blancas soñadoras, y el sol no tiene camisa de fuerza: se desplaza por el horizonte libremente. Se puede respirar de forma tranquila… ¡ojo pisa mierda!… el aire que nace de los pulmones de los grandes pinos que escalamos. Se escucha con claridad el coqueteo de los copetones amanecidos que vuelan encima de nosotros y hacen el amor arropados por la lluvia que comienza a refrescarnos suavemente.

En la cima de la primera montaña, donde comienza otra, hay una pequeña laguna donde existe todo un mundo en miniatura: sapos de todos los colores del arcoíris, peces nadando como si siempre fueran vacaciones, lombrices ancestrales, lagartijas risueñas, pequeñas culebras… y las moscas que no faltan.

Comienza la persecución. Elegimos como objetivo una lagartija y nos enfocamos en ella. Corremos pisando flores amarillas y ellas parecen enojarse porque nos mandan sus abejas, que comienzan su lucha instintiva contra nosotros. Nos pican todo: los kamikazes bombardean nuestros cuerpos sucios, con sus aguijones que hinchan la piel con la venganza.

Cuando capturamos la lagartija, la metemos en un tarrito de Mayonesa Fruco limpio y emprendemos nuestro camino, de nuevo, abajo.

Todas las familias que viven por aquí son de origen campesino y tuvieron que dejar sus tierras porque un día fueron a su casa unos hombres vestidos como militares y les dijeron que si no desocupaban sus finquitas en ese momento ellos desocupaban sus fusilitos en medio segundo y no hubo de otra.

Nuestros vecinos, cuando nos vieron bajando con nuestro nuevo juguete, nos dijeron que si no liberábamos rápido la lagartija se nos pelarían las manos y tendríamos que aprender a escribir, a comer, y a limpiarnos el culo con los puros huesitos. Nosotros creímos lo que nos dijeron porque a veces veíamos cómo aprendían del destino rezando con candela.

Nos devolvimos, entonces, rápido a La Loma. Por el camino íbamos comiendo del piso manzanitas y esas horribles moras borracheras. A esta hora ya se comienzan a ver varias cometas colgadas en el cielo: ¡Es agosto! Uno de los mejores meses del año para nosotros, mes donde la luz se corta las venas y cada cinco minutos muere y resucita; mes parado de cabeza donde las estrellas se pueden ver también de día pogueando en el cielo. Al liberar la lagartija ésta nos dijo gracias y nos dejó como agradecimiento un pedazo de su cola.

— Este año tenemos que robarnos más cometas que el año pasado…—comenta mi amigo Bala.

— Sí —dice Taladro, mientras amarra a un extremo de un pedazo de pita una piedra—, por eso tengo un nuevo plan: cuando haya una cometa volando cerca de nosotros, lanzamos esta piedra al aire para que se enrede con la pita, la bajamos y ¡los que corren!

Así lo hicimos. Pero no fue nada fácil: el volador no era nada inocente. Atrapamos el pedazo de pita y no teníamos cómo romperla, ¿quién tiene patecabra? Nadie, hágale con los dientes, mire esa piedra. El hombre era grande y tenía cara de recién salido del ejercito los héroes en Colombia sí existen, detrás de él venía corriendo un niño pequeño, más que nosotros, y parecía no saber que las medallas que había recibido su padre estaban fundidas y confundidas con sangre fratricida. Nos van a coger. Nos tira piedra el hijueputa que piensa que aún está en la guerra y juega con nosotros a las granadas. Nos perdimos porque el niño detrás del soldadito se cayó.

Era un chulo, chulos son los que acechan desde nuestro cielo.

 

Pat Rocha--Guardian Angel
                                                     Obra: Pat Rocha – Guardian Angel
Anuncios
Cometas y otros animales voladores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s